Consejos de viaje

 

Evita tener que hacer uso de tu seguro.

En el actual modelo de sociedad en la que vivimos todos nosotros, la utilización del coche, de la furgoneta, del camión o de la motocicleta, se han convertido en parte determinante del funcionamiento de nuestro negocio y nuestro ocio.

Desplazamientos cortos o largos, en días festivos o laborables, con familia o sin ella: el uso del vehículo es hoy omnipresente

Pero, desgraciadamente, es el sistema de movilidad (circulación por carretera) con mayor riesgo de sufrir un percance y que mayores consecuencias económicas genera en todo el mundo.

Por eso, el hecho de tener un buen seguro para cubrir la necesidad de protección económica en cualquier circunstancia, se convierte en parte del bagaje imprescindible que tiene que acompañarnos a la hora de realizar uno de estos viajes. Tan importante como los elementos de seguridad del coche es saberte protegido y respaldado por un seguro que, en caso de cualquier problema te garantice el pago de las indemnizaciones debidas (daños propios o a terceros) o un retorno rápido, agradable y sin molestias para ti, tu empresa o los que viajen contigo.

Procura huir de la picaresca de los seguros a medias, de esas increíbles ofertas que a la hora de la verdad se van a convertir en un largo rosario de reclamaciones que te harán perder tiempo y dinero, posiblemente mucho más del que te has ahorrado.

Pero, no estaríamos siendo objetivos ni dándote un buen consejo si no te dijésemos que tampoco debes escamotear en la fiabilidad de los elementos del vehículo que aportan seguridad: pasar las revisiones de la ITV, llevar escobillas limpia parabrisas en buenas condiciones al igual que los retrovisores, ponerte el cinturón de seguridad y, sobre todo, usar unos buenos neumáticos y en buen estado. El neumático es otro elemento clave en la seguridad del vehículo. Es el único que mantiene contacto con la carretera y cuya deficiencia causa más siniestros después de las distracciones del conductor.

Como comentan nuestros amigos de Rodi en su interesante blog de consejos e información variada cuya lectura recomendamos, en su post Riesgos de los neumáticos de segunda mano, el uso de gamas bajas de neumáticos o de segunda mano de empresas de desguace u otras procedencias aún más dudosas, aumenta el riesgo de sufrir un accidente, con sus funestas consecuencias.

Son todas, cuestiones de seguridad que no podemos obviar. Así que, a la hora de utilizar un vehículo que circule por carretera, tanto en trayectos cortos como largos, por favor, presta atención a disponer de una buena póliza de seguro que cubra tus necesidades; que los neumáticos estén en perfectas condiciones de mantenimiento e hinchado; que los niveles de líquidos de frenos, refrigerantes, de aceites y de combustible sean los adecuados; que los limpia parabrisas funciones bien y que llevas el cinturón de seguridad o el casco bien puestos.

Con todo esto a punto, reducirás las posibilidades de tener un accidente, evitando situaciones en las que tengas que hacer uso de tu seguro y manteniendo un nivel de seguridad y protección adecuado para ti y los que viajen contigo.