Los seguros para celebraciones y eventos del verano.

Seguros para eventos.

El verano es la época del año donde se organizan más celebraciones y eventos. En todas partes se celebrarán bodas, conciertos, fiestas patronales y festivales, que suelen organizarse cuidando hasta el más mínimo detalle, pero, ¿y si algo no sale según lo planificado? En el mercado asegurador existen distintos productos para cubrir las posibles contingencias.

Seguros eventos ¿Con que contamos?

De un lado está el seguro de RC Profesional, que cubre errores o negligencias cometidas por el organizador del evento antes y durante la celebración del mismo. Como ejemplo podemos citar un organizador cuya tarea es planear el festival perfecto. Todo está cuidado hasta el más mínimo detalle, los grupos contratados, los horarios de actuación, pero el proveedor de infraestructura fue contratado en una fecha distinta al festival, y no se presentó. No es difícil imaginar el perjuicio ocasionado en esta ocasión.

De otro lado está el seguro de RC General del propio evento, que cubriría los daños materiales y personales derivados del mismo, pero que no sean producidos por el propio organizador, es decir, su trabajo está bien ejecutado, y, aun así, por causas ajenas a su voluntad, ocurre algún incidente.

La importancia del sitio

“Es importante tener en cuenta dónde se celebrará el evento. Muchos de ellos ocurren en espacios públicos y son las propias Administraciones Públicas quienes exigen la vigencia de este seguro de RC al organizador para poder formalizar el contrato o, en caso de no tenerlo, exigen su contratación. En otros casos se organizan en espacios privados y es el propio establecimiento, quien exija la póliza de seguro para prevenir posibles daños.”

La prevención es esencial

Finalmente, para estar totalmente prevenidos ante cualquier eventualidad, también es importante contar con el seguro de suspensión de espectáculos (seguro de contingencias) en el caso de que el evento no pueda celebrarse por inclemencias meteorológicas (mal tiempo extremo) o por incomparecencia del artista o invitado especial (y no sea por causa una mala organización).