Daños a cultivos, frutales, bosques, ganado y otros, por fenómenos meteorológicos y otras causas.

Características del seguro

Descripción
Se cubren los daños a los cultivos, frutales, hortalizas, plantas ornamentales y otros, de riesgos –dependiendo del cultivo y variedad- tales como el pedrisco, la helada, el incendio, las lluvias torrenciales o persistentes, la sequía, la inundación, el viento huracanado, las heladas, la nieve, la falta de cuajado del fruto, “Daños Excepcionales” y el golpe de calor.

También se asegura el ganado vacuno, de ciertas enfermedades como la fiebre aftosa, la encefalopatía espongiforme bovina. También se cubre el coste de la retirada de animales muertos. Para ésta y otras especies se puede cubrir los daños por la sequía en los pastos, cubriendo los costes de la aportación extraordinaria de alimento.

En el ganado aviar se cubre el golpe de calor y el pánico; en la apicultura, el incendio, la sequía, las lluvias torrenciales y la inundación. En cuanto a la apicultura tienen coberturas específicas las truchas, las doradas, las lubinas, los rodaballos y el mejillón. Por último, pueden asegurarse en las plantaciones forestales, el riesgo de incendio y los daños excepcionales.

Ventajas
Estos seguros, a pesar de su elevado coste, permiten al agricultor o ganadero dar una estabilidad económica a la explotación, aminorando las pérdidas en caso de cualquiera de las contingencias a las que está expuesto. Existen importantes descuentos y subvenciones que hacen más llevadero el coste del seguro.

Te propondremos las diversas opciones de aseguramiento según la explotación o cultivo teniendo en cuenta los descuentos y subvenciones existentes para cada anualidad.