Declaración de derechos del cliente

Urquía&Bas Correduría de Seguros

Nuestra declaración de derechos del cliente.

Queremos ofrecerte aquí nuestro compromiso contigo como asegurado. Un compromiso de dedicación, transparencia y eficacia, siempre bajo un objetivo esencial: ser fieles a nuestros clientes.

Como cliente, tienes una serie de derechos que te detallamos y a los que puedes acudir, para recordárnoslos si fuera necesario.

El primero es el derecho a ser atendido con amabilidad y cortesía, desde el principio hasta el fin de nuestra relación cliente-mediador.

El segundo es el derecho a ser escuchado con la máxima atención, para conocer, interpretar y proponer las soluciones óptimas para ello y para el resto de nuestra actividad contigo. Y el de ser preguntado correctamente para conocer con exactitud el alcance de sus necesidades de cobertura.

El tercero es el del conocimiento: el de los que te servimos, para hacerlo bien; y el tuyo sobre qué hacemos, cómo lo hacemos y con qué fin, mediante información periódica y veraz del estado de tus asuntos.

El cuarto es el de la profesionalidad de todos nosotros para que las cosas que hay que hacer, se hagan como hay que hacerlas y den el resultado apropiado.

El quinto es que trabajemos para ti con prontitud, sin esperas innecesarias, sin abandonos y siendo proactivos.

El sexto es ofrecerte los mejores productos de entre las mejores aseguradoras, ni más ni menos. Buscando las coberturas más apropiadas para ti en compañías de la máxima solvencia y reconocido prestigio. Este derecho es esencial para nosotros.

El séptimo es que debemos ofrecerte las mejores soluciones y recomendaciones encaminadas a la plena satisfacción de tus intereses.

El octavo es tu derecho a la reserva y el cuidado del secreto profesional por parte de nuestro personal, sobre tu persona y tu patrimonio.

El noveno es tu derecho a obtener la excelencia en tu relación con nosotros y que pongamos a tu disposición todos nuestros recursos.

El décimo es tu derecho a quejarte, a hacernos ver qué errores cometemos, a hacérnoslo saber, para poderlos corregir.

Todos estos derechos no suponen sólo una obligación para nuestra organización, sino también una vocación creciente y fructífera para nuestra relación contigo, de la que obtendremos un beneficio mutuo: ganaremos ambos.