Ester Quintana, que perdió un ojo durante la huelga general del 14 de noviembre de 2012, presuntamente por el disparo de una pelota de goma de los Mossos d’Esquadra, ha sido indemnizada con 260.931 €, tras el acuerdo negociado alcanzado, entre la abogada de Quintana y  la aseguradora de la Generalitat y por el que la mujer renuncia a las acciones civiles en el juicio contra los agentes imputados. En todo caso, este acuerdo extrajudicial, firmado el pasado 8 de septiembre, se deja claro que la acusación no renuncia a la acción penal.

La entidad aseguradora ha consignado ya en el juzgado el dinero de la indemnización por la responsabilidad civil -que cubre las secuelas físicas y emocionales, las pruebas médicas, peritajes y costes judiciales hasta primera instancia- para que se entreguen a la víctima en el plazo más breve posible.