Cómo acabar de una vez por todas con los autos, la contaminación y los atascos.

 

Leo en una página de internet que, Uber ha invertido 300mill $ en Volvo, para desarrollar el vehículo autónomo y hacerlo circular por Pittsburgh, recogiendo pasajeros y transportándolos por la ciudad. Por ahora, van dos ingenieros de la compañía dentro, uno que recoge datos y otro presto a conducir si fuera necesario (de momento las leyes de Pennsylvania no permiten que el vehículo circule sin conductor).

En otra página leo que la misma empresa, Uber, ha comenzado a ofrecer tarifas planas de 2$ por viaje dentro de determinadas áreas urbanas. Lo presentan también en formato de pack de 20 o 30 viajes a 1$ el viaje.

¡Qué barbaridad! Me digo, cómo van a poder hacer eso sin perder dinero. Y un pensamiento acude con la solución: utilizando vehículos sin conductor (los que preparan con Volvo), seguramente eléctricos (con menor consumo) y que van a funcionar las 24h del día, 12 meses al año, parando solo para mantenimiento.

Casi estoy deseando que lo pongan en marcha en mi ciudad. Me vendo el coche inmediatamente. Dejo de pagar el coste de compra, el combustible, el mantenimiento, el impuesto de circulación, la plaza de garaje en casa y en la oficina o el pago de la zona azul, las multas y, claro, como no, también el seguro.

Pongamos el evento a gran escala y obtendremos ciudades con menos circulación, menor contaminación, mayor comodidad y rapidez en los desplazamientos, menores costes de estos desplazamientos y… muchas menos pólizas de seguro vendidas por los mediadores. Porque no creo que estos grandes “flotistas” vayan a contratar los seguros con un mediador. Seguramente tratarán directamente con las aseguradoras o grandes distribuidores.

Recientemente, un directivo de Allianz explicaba que estaban en un proyecto, ya en marcha, por el que determinados grandes usuarios (en este caso Mercedes con una red de vehículos urbanos a disposición de cualquier usuario) se conectan y se descargan certificados de seguro para uno o varios viajes, para uno o varios días, etc. Lo mismo está haciendo AXA con Bla, Bla Car.

Pero en esta carrera hay muchos más actores que Uber. Está Google en pruebas en California y Nevada y, por ejemplo, NuTonomy que, en Singapur, se ha adelantado a Uber y ya ha puesto en circulación taxis autónomos. No es un anuncio, ni un truco. Es real, ya circulan. Lo mismo sucede en Helsinki, en donde unos pequeños autobuses ya circulan por dentro de la ciudad y, aunque por ahora lo hacen muy despacito, sin duda mejorarán.

 

Uber ha comprado también OTTO, una pequeña empresa creada por ex trabajadores de Google para desarrollar camiones autónomos. Imagináis camiones cargándose solo en las terminales y circulando sin conductor, todo el día, a todas horas, todo el año sin parar.

 

¡Pobre BMW! y su slogan “te gusta conducir”. En el futuro (no lejano) no va a conducir nadie, lo harán las máquinas por nosotros.

¿Quién hará los seguros? ¿Dónde estarán las gasolineras? ¿qué haremos con los párquines? ¿Cuántos puesto de trabajo se perderán?