!Ciertamente! Los bancos hacen seguros como churros,

 

Las corredurías de seguros proporcionan el mejor asesoramiento a sus asegurados y con total independencia a la hora de contratar un seguro de hogar.

Efectivamente, las entidades bancarias tienen entre sus objetivos principales la contratación de seguros de toda índole a sus clientes. Contrariamente a lo que debiera ser, el nivel de formación de las personas que deben asesorar al cliente en la contratación de seguros deja mucho que desear y -como la ignorancia es atrevida-, se limitan a prescribir seguros más baratos y absolutamente estándar, sin tener en cuenta las peculiaridades que cada cliente tiene en su patrimonio y su persona. Este es el caso, por ejemplo, de los seguros de hogar.

 

En el seguro de hogar, un asesoramiento mínimo serviría para identificar el tipo de vivienda (aislada, unifamiliar, plurifamiliar) el tipo de uso (propiedad, en alquiler) la ocupación (temporal, permanente). También lleva aparejada una correcta valoración según el precio de reconstrucción -en el caso del edificio- y no, como habitualmente ocurre, el precio de compra o del préstamo hipotecario; es el primero el modo correcto de asegurar. En el caso del contenido (todo lo que hay dentro de casa: muebles, ropas, electrodomésticos, etc.) que debe valorarse a precio de compra o reposición. Además de una valoración correcta debe prestarse especial atención a la inclusión de los objetos de valor y joyas. Se consideran objetos de valor las obras de arte, las antigüedades, los objetos de plata y plata labrada, abrigos de pieles, colecciones filatélicas o de otro tipo, etc.

 

En lo que se refiere a las joyas parece ser que nadie las tiene, a juzgar por las pólizas que, contratadas a través de entidades bancarias, llegan a nuestras manos; en cambio, en la mayoría de siniestros de robo en viviendas las joyas son el principal objetivo y botín de los ladrones. Es en el momento de denunciar el robo y trasladar a la compañía aseguradora la denuncia cuando ésta nos indica que o no tenemos cobertura o está limitada a un importe insuficiente. Para evitar esta desagradable sorpresa, hay que examinar el contenido de la póliza en cuanto al contenido de joyas; ¿Qué cantidad incluye el contrato? ¿hasta que valor no es necesario declararlas en su conjunto o individualmente?, ¿deben estar depositadas en caja fuerte?, ¿se excluyen cuando el periodo de deshabitación es superior a X días?

 

Una vez aclarado esto, es importante dedicarle algún tiempo a recopilar información sobre las joyas que guardamos en casa, compradas o regaladas, y lo es por dos motivos: ajustar el valor a asegurar y tener constancia documental que pueda facilitar su identificación, en caso de recuperación por la policía, que nos permita justificar la propiedad. También es posible que cuando contratáramos la póliza no tuviéramos joyas y en el transcurso de los años se hayan ido adquiriendo, por lo que es conveniente repasar periódicamente el contenido de la póliza con tu mediador.

 

En Urquía & Bas podemos asesorarte adecuadamente sobre cómo asegurar tu hogar, y tus joyas, de forma óptima, evitando la desagradable sorpresa de que la aseguradora, cumpliendo el contrato, no te indemnice la sustracción o que esta se vea reducida. Por eso, si tienes tu seguro de hogar con una entidad bancaria podemos ayudarte.

Saludos.