Contratar seguros de hogar

CONTRATAR UN SEGURO DE HOGAR

EN QUÉ DEBO FIJARME PARA CONTRATAR UN SEGURO DE HOGAR

Aunque ni todos los seguros de hogar, ni todos los hogares son iguales, a la hora de contratar un seguro tienen muchas similitudes, por lo que esta información en 4 pasos te servirá para casi todos ellos.

 

1.- Tener un corredor de confianza. Él te explicará todo los que necesites saber y podrá facilitarte varios proyectos de distintas aseguradoras, lo cual es absolutamente necesario para que puedas comparar y ver cual te conviene más.

 

2.- Facilitar siempre datos correctos.

  • Es muy importante que la dirección de la vivienda sea clara y correcta (no es lo mismo 2º-3ª que 3º-2ª, o la escalera A que la B, o plaza que calle, aunque a veces, tengan el mismo nombre).
  • Indicar si la vivienda es de propiedad o de alquiler, si quien vive en ella es el propietario o el inquilino, si es principal, secundaria o de vacaciones.
  • Si es piso, casa adosada o aislada (chalet), vivienda rural, o está hecha de materiales resistentes al fuego o de madera.

 

3.- Cómo calcular el valor a asegurar.

  • Para el edificio: asegúrate de conocer los m² construidos, el número de estancias de la casa, la fecha de construcción y la ubicación exacta. Esto ayudará a tu corredor a conocer el valor de reconstrucción de la vivienda, que es el valor que debes asegurar. No se asegura por el valor de la hipoteca, ya que en él se incluye el valor comercial y el del suelo, cosas que no son asegurables. Puede ser que nuestra vivienda (edificio) ya esté asegurada por una póliza de comunidad. Es importante tener una copia de esta póliza ya que nuestro seguro no debe duplicar las coberturas y debe complementar aquellas garantías que, en la póliza de comunidad, no existan o no estén bien resueltas.
  • Para el contenido: haz una valoración orientativa de todos los objetos muebles, a precios de compra actualizados, que es el valor al que indemnizan la mayoría de los seguros de hogar. Tal vez pueda ayudarte esta plantilla que hemos creado.
  • Para todo: declara correctamente las protecciones existentes (alarma, puerta blindada, etc.); la existencia de trasteros u otros elementos como piscinas, jacuzzis, vallas u otras instalaciones anexas; si tienes perros de raza peligrosa.

 

4.- Solicitar, por lo menos, proyectos de 3 aseguradoras diferentes y verificar:

  • Las definiciones: cada aseguradora puede describir de manera diferente qué se asegura como continente o como contenido (p.e.: los muebles de cocina fijos pueden ser en una compañía continente y en otra contenido). Lo mismo sucede con los objetos de valor (alfombras, cuadros, colecciones, etc.) o las joyas.
  • Las coberturas: las principales diferencias entre aseguradoras las encontrarás en: daños por agua, daños eléctricos, atraco fuera de la vivienda, daños estéticos, protección jurídica y coberturas de Todo Riesgo. Lee las coberturas.
  • Los valores: revisar que estén correctos y respondan a la realidad y a nuestras necesidades.

 

Advertencias:

  • Si se declaran medidas de seguridad, hay que tenerlas y que funcionen correctamente cuando no se está en la vivienda. De otro modo podríamos perder parte de la indemnización (p.e.: en robo si no se conecta la alarma)
  • Tener en cuenta las condiciones climatológicas de la zona, especialmente el frío, porque suele haber exclusiones respecto a las heladas o los límites para que queden cubiertos los daños por viento o por lluvia.
  • Es conveniente guardar fotografías de las joyas y objetos de valor que se posean.
  • Tener en cuenta que, aunque se trata, generalmente, de pólizas “paquete”, se pueden modificar los límites de algunas garantías como responsabilidad civil, daños eléctricos, daños estéticos, etc.
  • Si el edificio está ya asegurado a través de la comunidad, es aconsejable asegurar un capital para continente a 1er. riesgo: es un coste reducido y evita sorpresas con las coberturas de la póliza de la comunidad o con las posibles franquicias que tenga. Además, le atenderá su propia compañía. También se puede asegurar una cantidad complementaria a la asegurada por la comunidad, en concepto de obras de reforma o mejoras que se hayan efectuado.
  • Tener en cuenta declarar el valor de lo que tenemos en los trasteros (si se quiere asegurar su contenido).
  • Declarar la existencia o no de muebles de jardín o terraza, así como si existen toldos exteriores.
  • En caso de viviendas unifamiliares, declarar expresamente un valor para jardines y plantas y para piscinas o instalaciones deportivas o anexas. Incluir en el valor del continente el valor de las vallas, muros o cercas.
  • Cuidado con los seguros de comunidad: en ocasiones están bien contratados y nos ahorran prima, pero en ocasiones tienen franquicias elevadas, no garantizan determinados daños por agua o tampoco garantizan la responsabilidad civil de las obras de reforma o del contenido.

 

Cumpliendo estos 4 pasos y teniendo en cuenta las advertencias indicadas, podremos contratar un seguro de hogar que cubra nuestras necesidades y nos dé siempre una buena respuesta a los siniestros.

 

Lleida, 14 de mayo de 2018

® Ramón de Urquía