El seguro de ahorro en estos tiempos que corren. 1ª parte

el seguro de ahorro representado por dos huchas

El seguro de ahorro en estos tiempos que corren. 1ª parte

 

Y de cómo los corredores de seguros ofrecen el mejor asesoramiento a sus clientes a la hora de planificar el ahorro a medio y largo plazo.

 

Muchas personas desconocen que existe la posibilidad de gestionar sus ahorros a través de un corredor de seguros; éstos intermedian con las entidades aseguradoras ofreciendo productos aseguradores, tanto garantizados como no garantizados. Aquellos ahorradores que en su día confiaron sus ahorros a estas entidades, con la mediación de un corredor, siguen confiando en ellas y lo hacen por varias razones:

 

Los corredores de seguros conocen los productos que ofrecen, los seleccionan entre un buen número de aseguradoras procurando para su cliente el mejor equilibrio entre rentabilidad y seguridad.

 

A diferencia del personal de las entidades bancarias, no sugieren los productos “de la casa”, sino que, con total independencia, eligen el producto más adecuado según el perfil y las necesidades reales del cliente.

 

Por lo general, las entidades aseguradoras no comercializan productos complejos -como se ha venido haciendo por la banca, sin la debida información al asegurado- como pueden ser los referenciados a índices bursátiles como el Ibex o el Eurostoxx, moneda de otros países, mercados de futuro, etc.

 

El tratamiento fiscal del ahorro a través de las aseguradoras es más favorable debido a que tienen la consideración de seguro de vida y, por tanto, en caso de fallecimiento del titular, los beneficiarios obtendrán exenciones según edad y parentesco directo, en el impuesto de sucesiones.

 

Al contrario que en una libreta de ahorro, a los intereses generados en un producto asegurador no se les aplica retención fiscal hasta el vencimiento del contrato, con lo que ese dinero que no se retiene genera, a su vez, intereses durante toda la duración del plan.

 

Aunque en la actualidad los tipos de interés son bajos, la escasa estructura que necesitan las entidades aseguradoras para comercializar sus productos favorecen la aplicación de tipos de interés más generosos, ya que no necesitan disponer de red de oficinas propias.

 

Otra razón que el público desconoce es que la solvencia de las entidades aseguradoras, según las agencias de calificación es muy superior a la de las entidades bancarias.

 

Por otro lado, han quedado atrás aquellos productos que se comercializaban con elevadas comisiones para el mediador y que aminoraban el rendimiento final del cliente.

Además, los corredores de seguros comercializan no sólo seguros de jubilación, planes de pensiones y PIAS, sino que también ofrecen productos de fondos de inversión y cestas de fondos de inversión, denominados Unit-Linked. En todos los casos, el corredor de seguros debe conocer el perfil del cliente para, según sea su aversión al riesgo, ofrecerle productos o cestas de productos en renta fija, renta fija mixta, renta mixta, renta variable mixta o, por último, renta variable.

 

Pero para acertar plenamente no sólo debemos saber cuál es el perfil del cliente en cuanto a aversión al riesgo, también debemos saber qué proporción de su patrimonio va a destinar a tal o cual producto y a qué plazo temporal puede hacerlo, porque cuanto mayor sea el plazo más posibilidades hay de absorber la volatilidad de un activo o, lo que es lo mismo, si nuestro horizonte es invertir a un año, las posibilidades de asegurarnos un alto rendimiento serán sólo cuestión de suerte.

 

Otro producto relevante, que está experimentando un gran crecimiento entre los clientes es el seguro de Vida Entera, mediante el cual el asegurado paga una prima única o periódica, percibiendo el capital al vencimiento en forma de renta (o los beneficiarios en caso de fallecimiento). Esto es así por las deducciones que se aplican al rendimiento generado en este producto en función de la edad del perceptor. El seguro de Vida Entera posibilita, además, diversas formas de diseñarlo, tanto en lo que se refiere al pago de primas –durante toda la vida o a fecha concertada- y la percepción del capital o renta –durante toda la vida o durante un periodo concertado- y la posibilidad de que dicha renta sea sobre todo el capital, sobre una parte, sólo sobre los rendimientos, etc. En fin, este producto dará de sí para un próximo artículo. En cualquier caso, vale la pena, pues, dejarse asesorar convenientemente por un corredor o correduría de seguros como Urquía & Bas y sacar el mejor partido a tu dinero.