973 727 072

info@urquiabas.com

ES | CAT

Seguros para de asistencia, accidentes y vida para colectivos

Colectivos

Existen seguros colectivos en diversos ámbitos y necesidades de cobertura.

En lo que se refiere a los seguros sobre las personas, podemos clasificarlos en cinco grupos:

    • Seguro de Accidentes
    • Seguros de Vida
    • Seguros de Convenio
    • Seguros de Salud
    • Planes de pensiones de empleo
    • Asistencia en viaje

A quién nos dirigimos

Estos seguros se contratan por un tomador -persona física o jurídica- interesada en dar cobertura a un grupo de personas que comparten actividad o interés común y en el que se paga un precio por asegurado para unas condiciones previamente pactadas.

Hay colectivos de empresa, de entidades asociativas, deportivas, recreativas, profesionales. También existen colectivos a nivel educativo, como es el caso del seguro escolar o el de campamentos de verano. Otro ejemplo puede ser el de un colectivo de clientes a los que una empresa favorece con la contratación de este tipo de seguros colectivo, como instrumento de vinculación y fidelización.

En Urquía & Bas podemos orientarte a cerca de la mejor manera de favorecer a tus trabajadores, socios, voluntarios, clientes, etc. mediante un seguro colectivo.

Definiciones

La lesión corporal que deriva de una causa violenta, súbita, externa y ajena a la intencionalidad del Asegurado con ocasión o por consecuencia del trabajo que éste ejecute por cuenta ajena, y que sea calificado como accidente laboral de acuerdo con la Ley General de la Seguridad Social española vigente en cada momento, y que produzca su fallecimiento o su invalidez permanente, según el grado específico de la misma que, en su caso, esté expresamente cubierto por esta Póliza de seguro, de acuerdo con lo previsto en estas Condiciones Generales y en Particulares. Tanto el fallecimiento o la invalidez permanente, ambos por accidente laboral del Asegurado, deberán producirse dentro de cinco años a partir de la fecha en que sufrió tal lesión, siempre y cuando el accidente laboral se haya producido durante la vigencia del presente contrato en lo que respecta al Asegurado.

El accidente, que no tenga el carácter de accidente laboral, tal y como accidente laboral se define en la póliza, que produzca el fallecimiento o la invalidez permanente, todos ellos del asegurado, según el grado específico y de acuerdo con lo que esté expresamente cubierto por esta póliza de seguro.

Tanto el fallecimiento como la invalidez permanente, ambos por accidente común o no laboral del asegurado, deberán producirse dentro de cinco años a partir de la fecha en que sufrió dicho accidente, siempre y cuando el accidente se haya producido durante la vigencia del presente contrato en lo que respecta al asegurado.

La contraída por el asegurado a consecuencia del trabajo ejecutado por cuenta ajena en cualquiera de las actividades que se especifican en el cuadro aprobado por el real decreto 1995/1978, de 12 de mayo, o por cualquier otra disposición o norma legal que lo sustituya, amplíe o modifique en un futuro durante la vigencia de este seguro, y que esté provocada por la acción de los elementos o sustancias que en dicho o futuro cuadro se indiquen para la enfermedad profesional de que se trate, y que produzca su fallecimiento o su invalidez permanente, según el grado específico de la misma que, en su caso, esté expresamente cubierto por esta póliza de seguro, de acuerdo con lo previsto en estas condiciones generales y particulares.

Tanto el fallecimiento como la invalidez permanente, ambos por enfermedad profesional del asegurado, deberán producirse dentro de cinco años a partir de la fecha en que sufrió la enfermedad profesional, siempre y cuando ésta se contraiga durante la vigencia del presente contrato en lo que respecta al asegurado. El plazo de cinco años al que se refiere el párrafo anterior se contará desde la fecha del primer diagnóstico de dicha enfermedad profesional.

La alteración del estado de salud que causa signos y/o síntomas antes de la fecha de la incorporación a la póliza del asegurado afectado.

Es la situación del trabajador afecto de incapacidad permanente y que, por consecuencia de pérdidas anatómicas o funcionales, necesita la asistencia de otra persona para los actos más esenciales de la vida, tales como vestirse, desplazarse, comer o análogos. Se estima siempre un 100% de la suma asegurada por tal concepto.

Es aquella que inhabilita por completo al trabajador para toda profesión u oficio. Se estima en un 100% de la suma asegurada por tal concepto.

Aquella que inhabilita al trabajador para la realización de todas o de las fundamentales tareas de su profesión habitual, siempre que pueda dedicarse a otra distinta. Se estima en un 100% de la suma asegurada por tal concepto.

Aquella que, sin alcanzar el grado de total, ocasiona al trabajador una disminución no inferior al 33% en su rendimiento normal para su profesión habitual, sin impedirle la realización de las tareas fundamentales de la misma.

La provocada por circunstancias ajenas a la actividad laboral del trabajador, y que produzca su fallecimiento o su invalidez permanente, según el grado específico y de acuerdo con lo que esté expresamente cubierto por esta póliza de seguro. Tanto el fallecimiento como la invalidez permanente, ambos por enfermedad común del asegurado, deberán producirse dentro de la vigencia del presente contrato en lo que respecta al asegurado.

Preguntas frecuentes

En el primero, las coberturas y capitales los fija el tomador: asociación, empresa, club deportivo, universidad, etc. El segundo se fija a través de la negociación colectiva en el marco laboral. 

No es necesario, dado que el seguro asume y atiende automáticamente las modificaciones que se produzcan en el convenio, regularizando al vencimiento de la póliza las modificaciones que se hubieran producido durante ese periodo anterior. 

La ley de Exteriorización sólo contempla los trabajadores por cuenta ajena. Si éste no es tu caso, te aconsejamos cubrirte como empresario con nuestro producto individual (ver) .

Sí, para cumplir la ley de exteriorización; y recomendable, pues evita que la empresa deba hacerse cargo -si no disponía del seguro- de la posible sanción y de la indemnización frente al asegurado o sus herederos. 

Cualquier empresa o profesional con personal en plantilla, en cuya actividad figure como obligación la de contratar un seguro de accidentes de convenio para sus trabajadores… 

Sí, puedes suscribir una póliza de accidentes colectiva o redactar un convenio particular que lo contemple o adherirte a algún convenio ya existente, en cuanto al seguro se refiere. Esto se hace, por ejemplo, cuando una empresa con filiales en otras zonas desea dar a todos sus empleados una cobertura equivalente, para lo que podrá igualar el resto a la que disponga de mejor cobertura. 

Todos aquellos que figuran en el TC2 de la empresa. No se cubrirán por tanto aquellos empleados que no hayan sido dados de alta en régimen general o especial de la Seguridad Social. 

Se adaptará automáticamente por el Asegurador el incremento en las Sumas Aseguradas debidas a modificación del Compromiso por Pensiones por revisión del Convenio Colectivo, con carácter general y sin excepción, para todos los Asegurados, incluso por cambio o ampliación de garantías contempladas en el Condicionado Especial, siempre y cuando se cumplan todas y cada una de las Condiciones de Adhesión estipuladas en las condiciones particulares. 

Una vez tramitado el expediente correspondiente, de conformidad con lo dispuesto en el artículo 84 y siguientes de la Ley 50/1980 de Contrato de Seguro. 

Sí, si se ha incluido dicha cobertura en el convenio y trasladado a la póliza de seguro. 

Sí, si es declarado como accidente laboral por el organismo competente.

Habrá que ver de qué convenio colectivo se trata. En algunos únicamente se cubre al asegurado durante la actividad profesional y los desplazamientos del domicilio al trabajo y viceversa. 

Las sentencias dictadas por los jueces a lo largo del tiempo lo han definido como aquel percance que se produce en un traslado “con ocasión o por consecuencia del trabajo”. Para que sea considerado “in itinere”, un accidente debe cumplirse lo siguiente: 

  • que la causa del desplazamiento sea el trabajo, sin que quepa interrupción por motivos personales. 

 

  • que el accidente ocurra en el tiempo inmediato o próximo a la hora de entrada o salida del lugar del trabajo. 

 

  • que el trayecto sea el normal, el usual o habitualmente utilizado. 

 

  • que el medio de transporte utilizado por el trabajador sea racional y adecuado. 
  • Ponerlo en conocimiento de la empresa o empleador para que tenga constancia de lo sucedido.

 

  • Acudir al médico facilitado por la empresa, o al más cercano en caso de que la lesión sea grave, y solicitar los partes médicos correspondientes y el tratamiento que se va a seguir. 

 

  • Facilitarle al médico de la empresa todos los partes médicos para que proceda a tramitar la baja o demás trámites pertinentes, dependiendo de las consecuencias del accidente. 

Habrá que justificar la causa. Lo decisivo es que el trabajador no interrumpa o desvíe su trayectoria hacia el trabajo por motivos ajenos al mismo. Aunque se permiten pequeñas interrupciones, como desviarse para evitar un embotellamiento o para desayunar, por ejemplo. 

Tanto si el accidente ocurre en el lugar de trabajo como en el trayecto -sin que se interrumpa por causas ajenas al trabajo- se considera como un accidente laboral, y las compensaciones económicas por parte de la Seguridad Social son mucho mayores que si se trata de un accidente no laboral. 

En general las exclusiones son comunes a todas las compañías y se refieren principalmente a hechos provocados por el propio asegurado, a un estado de embriaguez o toxicomanía, la práctica de algunos deportes como aficionado y de todos los deportes como profesional, los actos terroristas, etc. 

Sí, es un gasto deducible para la empresa en el impuesto de sociedades. 

La Gran Invalidez, Invalidez Permanente Absoluta, Invalidez Permanente Total o Invalidez Permanente Parcial consecuencia de accidente laboral o enfermedad profesional, será la que determine en su modalidad y grado la Unidad de Valoración Médica de Incapacidades de la Seguridad Social. 

Dependerá de la actividad a la que se dedique tu empresa y del ámbito geográfico en el que estés establecido y del número de trabajadores dados de alta en el TC2. Además, el precio no es igual entre las diferentes compañías: incluso puede haber grandes diferencias entre unas y otras, dependiendo principalmente de su experiencia siniestral en el gremio al que pertenece tu empresa. 

No exactamente, la prima a pagar es el resultado de sumar el número de empleados que hay cada mes y dividirlo por doce. El resultado es la media de trabajadores y es por ese número por el que se calcula el importe del seguro. 

Este tipo de seguro se regulariza a años vencidos, por lo que al vencimiento de la anualidad se efectuará una regularización en menos y la compañía devolverá el importe del seguro en función de la nueva media de trabajadores que resulte. Excepción hecha de que el importe resultante fuera inferior a la prima mínima establecida en el contrato. 

Una vez te hayamos presentado las ofertas de las distintas compañías, si es de tu conformidad, necesitaremos una orden de emisión firmada y el último TC2 del que dispongas, y nos haremos cargo de las gestiones necesarias con las aseguradoras para la emisión de la póliza correspondiente. 

No, en absoluto. Son conceptos totalmente distintos. El seguro de accidentes de convenio es un derecho del trabajador y una obligación del empresario, y cuyo beneficiario es el trabajador, exista o no responsabilidad de la empresa en el siniestro. En cambio, el seguro de responsabilidad civil patronal es un medio de protección del empresario contra reclamaciones por responsabilidad civil, en aquellos casos en que se dictamine que existe responsabilidad de la empresa en un accidente de trabajo. Dicho esto, es posible que el trabajador por un lado cobre una indemnización por el seguro de accidentes convenio, y otra por la responsabilidad civil patronal –si la hubo-. 

Te ofrecemos nuestra experiencia de muchos años en este tipo de seguro y te propondremos la mejor opción de entre las compañías aseguradoras más importantes y especializadas en este tipo de seguro. 

Por otra parte, no tendrías que preocuparte de nada; aunque es obligación del asegurado comunicar a la aseguradora las modificaciones en el número de trabajadores de la empresa, nosotros tomamos ese compromiso, solicitándote al vencimiento de cada anualidad el número de empleados habidos durante los últimos doce meses, gestionando ante la compañía la citada actualización y presentándote el suplemento de regularización correspondiente.

¿Cómo te puedo ayudar?

Déjame tus datos y me pondré en contacto contigo con la mayor brevedad.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies