973 727 072

info@urquiabas.com

ES | CAT

Para cubrir los eventos de muerte e invalidez, por cualquier circunstancia.

Seguro de vida individual

Vanessa Rodriguez
973 727 072   ext: 118

Encontrará el producto perfecto para tu rango de edad o situación familiar y te guiará en la selección del seguro adecuado a tus intereses.

La imposibilidad para trabajar como consecuencia de una enfermedad o accidente puede comprometer el mantenimiento de tu nivel de vida y en caso de fallecimiento, el de tu familia.

La posibilidad de contratar garantías adicionales tales como el diagnóstico de enfermedades graves, una segunda opinión médica, y otros, te pueden ayudar a ti y a tu familia en estos momentos trascendentales en tu vida y, llegado el caso, posibilitará que tu familia pueda hacer frente a una situación difícil como puede ser continuar con los estudios de los hijos o hacer frente a una hipoteca u otros gastos corrientes.

A quién nos dirigimos

Autónomos, profesionales y particulares.

Precios

Para 100.000€ capital Muerte e Invalidez Permanente.

Edad 25 años   93,98€
Edad 30 años   98,95€
Edad 35 años 128,36€
Solicitar presupuesto

Coberturas

En caso de fallecimiento o invalidez de las personas aseguradas, por cualquier circunstancia, se indemnizará a los beneficiarios designados con el capital que se haya contratado.

Además de las coberturas básicas se pueden contratar otras complementarias que multiplican por dos o por tres el capital asegurado en caso de accidente o accidente de circulación respectivamente, además de otras coberturas adicionales; las más usuales son las siguientes:

  • Incapacidad total permanente
  • Fallecimiento por accidente
  • Fallecimiento por accidente de circulación
  • Incapacidad por accidente
  • Incapacidad por accidente de circulación
  • Infarto de miocardio
  • Anticipos por enfermedades graves
  • Enfermedades terminales
  • Otras coberturas en función de los intereses del asegurado.
  • 2ª opinión médica en caso de enfermedad grave
  • Línea de orientación médica 24 h
  • Consulta del registro de seguros de vida trámites de gestoría
  • Certificados de últimas voluntades

Exclusiones más habituales

  • El suicidio y la incapacidad permanente absoluta causados voluntariamente por el asegurado durante el primer año de la vigencia de la póliza.
  • Reacción o radiación nuclear y/o contaminación radiactiva, causada directa o indirectamente. Navegación submarina o en viajes de exploración.
  • Los daños derivados de conflictos armados, catástrofes naturales y actos delictivos del asegurado.
  • Las consecuencias de accidentes o enfermedades originados con anterioridad a la entrada en vigor de este contrato.

Preguntas frecuentes

Para contratar un seguro de vida se requiere declaración del estado de salud y, en ocasiones reconocimiento médico cuyo coste va a cargo de la aseguradora.

El precio de este seguro se basa en la edad “actuarial” del asegurado (años en el cumpleaños más próximo al efecto del seguro). También se tienen en cuenta ciertas “profesiones de riesgo”.

En general el capital a asegurar debe ser suficiente para cumplir con tus compromisos presentes y futuros. Debes valorar tu situación actual: préstamos pendientes de amortizar, el coste de la educación de tus hijos, … en fin, hacer posible que los que dependen de ti puedan mantener un nivel de vida parecido al actual.

Que deberás declararla en la solicitud de seguro para que la compañía evalúe la importancia de la misma y la acepte, la excluya o la acepte con algún recargo en el precio. Es obligación del asegurado declarar cualquier agravación que hubiera podido hacer que la compañía contratara en condiciones distintas o no aceptara el riesgo.

Sí, pero es requisito común el deber de informar a la nueva aseguradora esa circunstancia, para que ésta valore si el seguro debe contratarse en condiciones distintas o exigiera un reconocimiento médico más profundo o, sencillamente, debe rechazarse. Con ello las aseguradoras quieren impedir que un asegurado evite las pruebas médicas, asegurando capitales pequeños que no exigen reconocimiento médico, en varias aseguradoras. Lo que podría representar un fraude si la salud del asegurado fuera precaria o el cúmulo de capital asegurado fuera impropio de su estatus.

Puedes estar asegurado hasta los 70 o 75 años según indique la compañía en el contrato; si bien las aseguradoras normalmente eliminan la cobertura de invalidez a partir de los 60/65 años. Tampoco permiten contratar el seguro de vida con cobertura de invalidez más allá de los 55/60 años.

Sí, por la parte del crédito pendiente de amortizar en el momento del fallecimiento. De otro modo, si el beneficiario fuera otra persona y quisiera amortizar el préstamo, se vería obligado a tributar previamente por la totalidad del seguro o renunciar a la parte pendiente del préstamo.

A cada vencimiento anual, mediante carta a la aseguradora con una antelación de 1 mes al citado vencimiento.

Ocurrirá que la aseguradora pagará el importe establecido en el contrato (que suele ser habitualmente el mismo que para el caso de fallecimiento) y el contrato de seguro se extingue en ese mismo momento, por lo que la compañía ya no emitirá más recibos.

Sí, mediante un seguro de amortización. Conociendo el tipo de interés se puede contratar un seguro que garantice exactamente el capital pendiente de amortizar.

Usted tiene la obligación de comunicar a la Compañía cualquier agravación del riesgo en el momento en que ésta se produzca. Si ocurre durante el primer año la Compañía tiene la facultad de rescindir el contrato. Pasado este periodo ésta no podrá anularlo, salvo que se pueda demostrar que usted haya actuado con dolo en el momento de la declaración inicial de su estado de salud.

No, las pólizas de Seguro de Vida no tienen bonificación por antigüedad. El precio para cada anualidad se fija en unas tablas de edad, por lo que el precio para una persona de por ej. 30 años es el mismo si lo contrata en ese momento que si contrató el seguro hace diez años.

Sí, los seguros de vida cubren cualquier tipo de fallecimiento, incluso el suicidio (a partir de un año de seguro) y cualquier invalidez que sea declarada como absoluta y permanente.

Sí, tu pareja puede ser asegurada de la póliza, pero con su consentimiento, expresado mediante su firma en la solicitud y habiendo cumplimentado la declaración de salud que figura en ella.

Sí, si así se dispone, aunque por lo general no se hace puesto que al transcurrir los años los compromisos que se querían cubrir se reducen y dado que la prima va en función de la edad la prima por la revalorización se sumaría al incremento natural de la prima.

Sí, el Tomador del seguro puede modificar la designación de beneficiarios mediante escrito dirigido a la Compañía de seguros indicando la póliza en la que quiere hacer la modificación, tantas veces como desee y siempre teniendo en cuenta que lo dispuesto en su testamento prevalecerá sobre cualquier otro documento.

Sí, pero por lo general es conveniente hacer una póliza nueva. Se requerirá una nueva declaración de salud y, según los casos, será necesario un reconocimiento y pruebas médicos tales como: análisis de sangre, de orina, radiografía de tórax, electrocardiograma en reposo o/y tras esfuerzo, etc.

Sí, se llama seguro de vida a prima nivelada. El precio se fija para una duración predeterminada de, por ejemplo, 5, 10, 20 o 30 años. Salvo en algunos casos no es muy conveniente este tipo de seguro, puesto que, al tratarse de una prima nivelada, al principio se debe pagar más prima que si fuera renovable y sin tener la seguridad de querer o necesitar mantener la póliza durante ese periodo. Eso sí, llegando al final el coste total habrá sido menor puesto que la aseguradora ha dispuesto del dinero con anterioridad.

En la actualidad las entidades financieras suelen exigir la contratación de este seguro a la vez que se formaliza el préstamo hipotecario, aun así, no es obligatoria su contratación, aunque sí aconsejable a fin de evitar que su ausencia o imposibilidad de trabajar suponga un trastorno económico para sus familiares, pero preferentemente deberá acudir a un mediador de seguros que le asesorará adecuadamente con la independencia necesaria frente a la entidad de crédito.

La legislación actual hace responsable subsidiario en la liquidación del Impuesto de Sucesiones y Donaciones a la Compañía Aseguradora, en todo lo referente a la prestación de una póliza; motivo por el cual exigen la presentación de dicha liquidación ya realizada, previa al pago de la prestación. Pero sí se puede solicitar un anticipo para hacer frente al pago de la liquidación.

¿Cómo te puedo ayudar?

Déjame tus datos y me pondré en contacto contigo con la mayor brevedad.